En lugar de medicinas, recetan fruta y verduras a hispanos que comen mal

0
269

Iván Mejía

Los Ángeles, 31 jul.- Los latinos con la salud deteriorada por una inadecuada alimentación cuentan en Los Ángeles con frutas y verduras subvencionadas gracias a la unión de médicos, tiendas y granjeros para apoyar un programa creado por un cocinero.

Para acabar con la carencia de vegetales en la despensa de personas con un presupuesto mínimo, el chef Michel Nischan, fundador en 2007 de la organización “Wholesome Wave”, comenzó en 2010 a implementar un proyecto piloto para suministrar frutas y verduras con prescripción médica en varias comunidades de siete estados.

La misma idea, con el nombre FVRx (Frutas y Verduras con receta) comenzó a ponerse en práctica en junio de 2016 en Los Ángeles con ayuda de las tiendas Target, que donaron 1,2 millones de dólares, así como de las clínicas Eisner de Los Ángeles y de seis mercados de pequeños agricultores locales.

El programa se extendió en junio de 2017 con la subvención aumentada a 1,5 millones de dólares, cortesía de Target, según informó su portavoz, Lee Henderson, a pacientes del hospital Memorial Herman de Houston, Texas, y al centro de salud comunitario Jesse Trice de Miami, Florida.

La subvención de cupones FVRx es un equivalente a 1.000 dólares para una familia de cuatro durante seis meses, indican en comunicado los patrocinadores de este programa.

En Los Ángeles, los médicos comprobaron una mejoría de salud en el 57 % de los pacientes comprendidos en el programa en 2016, en su gran mayoría (95 %) latinos, dijo a Efe Kristyn Male, vocera de las clínicas Eisner.

Por falta de recursos o de tiempo, muchos de los pacientes de esas clínicas “compran comidas enlatadas o procesadas o comidas rápidas que en verdad tienen mucha harina, mucho dulce, mucha grasa y que no son saludables”, señaló, por su parte, Luis López, director de servicios de pediatría de esos centros médicos.

“Aquí (en vecindarios de bajos recursos) estimamos que 35 a 40 %o de nuestros niños de 2 a 18 años tienen sobrepeso o están obesos”, reveló López.

“Y estamos viendo problemas bien temprano en la niñez cuando llegan como a los 6, 7 años, ya estamos viendo señales de inflamación del hígado que viene simplemente por estar en sobrepeso”, indicó.

“Así que tenemos que empezar a remediar esto ahora, porque las consecuencias más tarde van a ser costosas”, indicó el pediatra, quien además de obesidad infantil detecta casos de prediabetes en menores, remediables con frutas y verduras.

Según cifras del “Mapa de prevalencia de la obesidad”, del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el 36.5 % del pueblo estadounidense tiene sobrepeso.

En los hispanos el porcentaje trepa al 42.5 %, solo superado por los afroamericanos (48.5 %), pero en obesidad infantil, los hispanos superan a todos los otros grupos.

En el periodo 2011-2014, el 21.9 % de los niños hispanos tenía sobrepeso frente a un 19.5 % del de los niños afroamericanos.

Balbina Hernández, junto a sus hijos Khaleb y Gadiel Martínez. acude habitualmente al mercado de pequeños agricultores en el sur de Los Ángeles para obtener los alimentos naturales recetados a los chicos.

“Yo pienso que es un programa muy beneficioso para nosotros, porque a veces en lugar de comer frutitas les ponemos otra cosa a los niñitos y es mucho mejor las frutas y las verduras”, dijo a Efe Hernández.

“Mi niño (Gadiel) estaba un poco bajito de la sangre, que es que le faltaba, hierro, y ahorita él está mucho mejor”, aseguró.

El dinero “ahora lo estamos ahorrando para comprar lo que es la carne, el pescado, el pollo para consumir más proteínas, junto con lo que es la verdura y la fruta, para tener la mezcla en el plato”, contó Hernández.

Gabrielle Langholtz, vocera de “Wholesome Wave”, dijo a Efe que bajo el lema del Chef Nischan “la pobreza no debe ser obstáculo para obtener frutas y verduras. Nuestra meta es que FVRx se convierta en un programa para pacientes en pobreza a nivel nacional”. EFEUSA

SHARE

Leave a Reply