La indocumentada Jeanette Vizguerra, entre las 100 personas más influyentes del mundo

0
1353

Francisco Miraval

Denver, 20 abr.- La inmigrante indocumentada mexicana Jeanette Vizguerra, que vive asilada una iglesia de Denver para no ser deportada y según la revista “Time” es una de las 100 personas más influyentes del mundo, se declaró hoy “honrada” por ese reconocimiento a su contribución a los Estados Unidos.

“Me siento profundamente honrada. Este reconocimiento es el resultado de mis ocho años de lucha contra mi deportación y de mis 20 años de contribuir a la economía de este país como inmigrante”, expresó Vizguerra en una rueda de prensa en la Primera Sociedad Unitaria de Denver, el templo donde buscó “santuario” el pasado 15 de febrero.

Según “Time”, su lista de influyentes está reservada a aquellos que “descubrieron algo nuevo, no siguen las reglas, lograron una nueva plusmarca, no guardan silencio, van más allá de los limites establecidos y revelan todo de lo que son capaces”.

Vizguerra, rodeada de sus cuatro hijos, Tania, Luna, Roberto y Zury, confió en que su inclusión en la lista de personas influyentes, donde están también el papa Francisco y el presidente Donald Trump, servirá “como ejemplo” de su “dedicación” a sus hijos.

De hecho, afirmó la activista, toda su lucha se enfoca en estar junto a sus hijos, a quienes les pidió que “se mantengan fuertes” hasta que la administración federal procese y eventualmente apruebe una Visa U, que es la que se otorga en ciertos casos a víctimas o testigos de crímenes.

Por el momento esa es la única opción de Vizguerra para permanecer legalmente en el país.

Sin embargo, esa vía topa con la decisión del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) de negarle a Vizguerra su sexto pedido de postergar su deportación, anunciada hace dos meses.

Entre otras razones esgrimidas por ICE están no sólo el ingreso como indocumentada en 1997, sino el hecho de que en 2012, cuando su caso estaba bajo revisión, viajó a México para asistir al funeral de su madre y luego reingresó a Estados Unidos sin autorización.

Además, en 2009, tras una infracción de tránsito, Vizguerra fue detenida y luego convicta en Colorado de “intento de posesión de un instrumento falsificado”, es decir, conducir con una licencia sin validez.

A partir de 2011 Vizguerra se convirtió en una de las primeras personas indocumentadas en Colorado en abiertamente hablar de su problema y, además, comenzó a trabajar a favor de los derechos y de mejores salarios del personal de limpieza y, obviamente, a favor de los derechos de los que no tienen papeles como ella misma.

Por eso, durante los últimos seis anos ha participado de incontables reuniones enfocadas en temas de inmigración, desde licencias de conducir para indocumentados de Colorado hasta reunificación familiar por razones humanitarias.

Tras el incidente en 2012, las autoridades federales accedieron a postergar la deportación y en febrero de 2016 los abogados de Vizguerra presentaron una petición de Visa U con el argumento de que fue víctima de un crimen y cooperó con los investigadores.

El pasado 24 de febrero el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS) otorgó una “determinación favorable” con respecto a la Visa U, pero para entonces Vizguerra ya estaba dentro del templo para evitar su deportación.

Ahora, sus abogados piden que ICE y USCIS logren llegar a un acuerdo sobre que postura prevalecerá, si la deportación o la Visa U.

En su lucha, Vizguerra cuenta con el respaldo de políticos y de otros funcionarios de alto nivel.

El congresista Jared Polis presentó un proyecto de ley para que se conceda un camino a la ciudadanía y lo mismo hizo el senador Michael Bennet por medio de un “proyecto de ley privado”.

Ninguna de esas iniciativas ha sido hasta ahora debatida.

El alcalde de Denver, Michael Hancock ha pedido públicamente que se conceda la Visa U a Vizguerra, a quien ha descrito como “una víctima de acciones equivocadas” por parte de las autoridades federales de inmigración que”castigan a los inmigrantes, dividen a las familias y atemorizan a las comunidades”.

Además, las ocho iglesias del Movimiento Santuario de Denver también la respaldan.

“Muchos de ustedes me han acompañado desde hace muchos años en esta lucha importante y difícil y ese respaldo ha sido increíble. Espero quedarme aquí y espero que se apruebe la Visa U”, afirmó hoy Vizguerra.

Por su parte, Jennifer Piper, del American Friends Service Committe y del Movimiento Santuario en Denver, pidió que el gobierno federal “responda pronto y de manera positiva” al pedido de Vizguerra para que ella “pueda continuar cuidando a sus hijos y contribuyendo a su comunidad”. EFEUSA

Leave a Reply