San Patricio fue “un inmigrante ilegal”, recuerdan los obispos irlandeses

0
2569

Dublín.- Los migrantes que en todo el mundo se ven obligados a huir de sus tierras y ponen en peligro su propia vida es el centro de la reflexión del mensaje que los obispos irlandeses difundieron con motivo de celebrarse hoy, viernes 17 de marzo, la fiesta de San Patricio, apóstol y patrono de Irlanda.

Los migrantes que en todo el mundo se ven obligados a huir de sus tierras y ponen en peligro su propia vida es el centro de la reflexión del mensaje que los obispos irlandeses difundieron con motivo de celebrarse hoy, viernes 17 de marzo, la fiesta de san Patricio, apóstol y patrono de Irlanda.

Firmado por monseñor Eamon Martin, arzobispo de Armagh y primado de Irlanda, el mensaje de los prelados irlandeses recuerda que el mismo San Patricio, “nuestro apóstol nacional”, llegó a Irlanda como un migrante y seguidamente “extienden un saludo especial a los muchos inmigrantes que han construido su hogar en medio de nosotros conformando una nueva Irlanda. A todos ellos “bienvenidos”, subrayan los obispos al comienzo de su mensaje.

“Interpelados por la situación de miles de refugiados en todo el mundo, escribe el arzobispo, pensemos en Patricio como un refugiado olvidado, -como él mismo se llamó una vez a sí mismo-, esclavizado al exilio. Patricio el inmigrante ilegal”.

“Muchos de nuestros compatriotas –continúa el mensaje- están indocumentados en muchos países del mundo, y en algunos casos se sienten vulnerables y son tratados con desconfianza”

“Como pueblo irlandés, no podemos pensar en San Patricio sin reconocer los enormes desafíos humanitarios y pastorales que plantea el creciente número de personas que han tenido que abandonar su país o no tienen permisos legales de residencia en nuestro mundo. Esta es una situación trágicamente encarnada por la crisis de los refugiados aquí en Europa”, subrayan los prelados irlandeses.

“Por lo tanto, añaden, les pido que recen hoy por los refugiados y por todas las familias desplazadas y para fomentar, dondequiera que se encuentren, la hospitalidad y acogida por la que los irlandeses son famosos por todo el mundo”.

Monseñor Martin también dedicó su pensamiento a todas aquellas personas que están comprometidas y trabajan con este problema. “Cuando pensamos en el viaje lleno de peligros que muchos migrantes se ven obligados a hacer -se dice en el mensaje- no podemos olvidar también los que dedican su vida a la protección de la humanidad. Al respecto, saludo los enormes esfuerzos realizados por la Armada irlandesa, que rescató a miles de inmigrantes procedentes de la región mediterránea”, escribe el arzobispo de Armagh.

“Sólo mediante la relectura de la experiencia de vida de San Patricio se puede entender por qué el santo patrono de Irlanda estaba tan cerca de las personas más vulnerables y los que hoy son esclavos de “traficantes de personas”.

“Aliento a los irlandeses, concluye el arzobispo, a “seguir trabajando para poner fin a esta explotación que aún hoy ocurre”.

Celebración mundial

Cada 17 de marzo se celebra el día de San Patricio, una fecha con un gran significado religioso para Irlanda que terminó convirtiéndose en una fiesta popular de desfiles, cerveza y muchos tréboles en varias ciudades del mundo.

Originalmente el día de San Patricio era dedicado a conmemorar la muerte de Patricio de Irlanda, un misionero cristiano que se convirtió en el santo patrón del país. No obstante, hoy en día la celebración religiosa se ha transformado en una fiesta pública que se lleva a cabo tanto en Irlanda como en otros países, especialmente en Estados Unidos.

¿Quién fue San Patricio?

Patricio de Irlanda, cuyo nombre de nacimiento fue Maewyn Succat, nació entre los años 390 d.C. y 400 d.C. en la provincia romana de Britania, hijo de un diácono cristiano que pertenecía a una buena clase social. El que se convirtiera en el apóstol de Irlanda no era irlandés de nacimiento.

Cuenta la leyenda y la tradición irlandesa que Patricio fue secuestrado a los 16 años de edad y llevado a Irlanda para ser vendido como esclavo, aunque poco tiempo después logró escapar “siendo guiado por una voz en su interior” y regresó con su familia en Britania.

A partir de entonces su vida cambiaría y tomó como propósito llevar el cristianismo a esa isla llena de “paganos”. Por esta razón se convirtió en misionero cristiano y viajó a Irlanda, un país donde ya se había comenzado a establecer el cristianismo, pero se dice que Patricio logró expandirlo mucho más y reemplazó las creencias “paganas” de los locales.

Patricio formó un clero y se convirtió en predicador del evangelio. Hoy en día se le conoce como el santo patrón o el apóstol de Irlanda. Hay varias leyendas que hablan de sus “milagros”, incluyendo una que menciona que hizo desaparecer a todas las serpientes de Irlanda (aunque realmente nunca han habido en el país).

Con los años, esta fiesta irlandesa se ha expandido por todo el mundo (sobre todo impulsada por las comunidades de inmigrantes provinentes de Irlanda). La capital del país, Dublín, donde los festejos se alargan hasta cuatro días, recibe miles de turistas que acuden a celebrar el Día de San Patricio. Los actos se concentran en un festival que se celebra desde 1995, con un gran desfile, escenarios de música y otras actividades.

Estados Unidos es, seguramente, el segundo país donde más se festeja San Patricio por el gran número de inmigrantes irlandeses que recibió durante los siglos XIX y XX. Hay diversas curiosidades vinculadas con esta festividad en EEUU. En Chicago, por ejemplo, tiñen el río de color verde para acompañar al desfile.

 

Leave a Reply